Una de las escenas más conocidas por el mundo del arte y el cristianismo es La Visitación. María y José visitan a Isabel y Zacarías, al encontrarse, un saludo entre José y Zacarías y un abrazo entre María e Isabel protagonizan el momento. Hoy, por la emergencia sanitaria del #COVID19 es improbable que realicemos una acción semejante, al menos, por el momento. Quizá no nos imaginamos que un gesto de alegría, educación y respeto se prohibirían al mundo entero y, mucho menos, a causa de un virus.

 

En la contigencia sanitaria, nos estamos tomando un tiempo para reflexionar sobre lo que queremos seguir realizando, sobre los aciertos y los desatinos de los últimos años. Nuestras actividades presenciales han sido canceladas y todas nuestras actividades de los próximos meses serán programadas en algún momento posterior a la contingencia. Nos espera un reto superior: seguir cercanos a nuestros usuarios. Las redes sociales deberían ser suficientes en este proceso pero la realidad es que no, inevitablemente hemos reflexionado que nos necesitamos mutuamente y que la tecnología nos ayudará a seguir manteniendo una interacción cuasi real entre nosotros. En el marco de la cuarentena que nos hemos propuesto cumplir, a partir del 01 de abril del 2020, el museo lanzará un programa virtual con actividades específicas para que todos nuestros usuarios permanezcan unidos a nosotros durante la emergencia y para lograr que la cultura sea un aliciente en estos momentos de incertidumbre.

 

La obra que presentamos este día, con motivo de este mensaje, pertenece a la colección del Museo Arocena de Torreón, Coahuila. Es atribuida al artista oaxaqueño Miguel Cabrera, realizada en el siglo XVIII, pintura al óleo. Bajo los derechos reservados de la Fundación E. Arocena.